miércoles, 1 de abril de 2015

Colegio San Luis Gonzaga Cali-recuerdos-opiniones-experiencia

En Colegio San Luis Gonzaga de Cali reconstruiré un lugar de la memoria, nostalgias de mi paso por dicho colegio.


En el año de 1986,en vísperas de la elección de Virgilio Barco Vargas falleció papá y mi hermano mayor, a quien solo hasta ese instante vine a conocer, se apersonó del término de mi bachillerato.Un largo viaje para llegar hasta Cali.


Gracias a la amistad personal con el profesor y escritor Gabriel Alzate (me enseñó la bases literarias que pueda tener),obtuve manera de ingresar al calendario B, que era el normal para los colegios del Valle en ese tiempo.Me tocó en suerte 10C y como ya habían empezado,pues a clases.El Colegio quedaba en el cerro Tres cruces y debía recorrer la ciudad de Cali, desde el Sur,en el Rincón de las Quintas hasta el Norte.

El primer dia no lo olvidare porque dado que fui el último en incorporarme al salón, tuve que presentarme como oriundo de un pueblito del Tolima llamado Cunday.Risas al fondo (¡uy este es campesino!). La clase era la de Filosofía y leyendo unos textos de filosofía clásica, resultó que el profesor prometió un diez (se calificaba de uno hasta diez)a quien dijera el significado de la palabra agrimensura.Fácil Mensura viene de medida y agro de la palabra campo. Perfecto Señor Ortiz tiene 10 (Burlas la fondo, pero claro ¿no ven que es campesinito?)No iba a tener nada fácil la obtención de ese buen puesto que anhelaba.

Era un muy buen alumno de ciencias sociales en general, Literatura y afines pero un completo desastre en trigonometría, física y química.Había un precedente, como papá había sido de los fundadores del Colegio san Antonio en Cunday, los profesores por deferencia hacia él, pues en álgebra me pasaron. Allá en Cali era distinto, tanto así que me mandaron a habilitar las tres materias.En mes y medio aprendí aritmética, geometría, álgebra y trigonometría; lo que no había aprendido en los otros años lectivos los asimilé por inmersión total.Pues pasé al grado once. Ahí hacía ya mis primeros pinitos para-poéticos.Practicaba atletismo día de por medio, así como natación y era arquero del curso(todo un arquero tanga, pero lo hice hasta bien).


Habiendo empezado once, nuestro director era el profesor Francisco Rojas, un magnífico sujeto que nos enseñaba costos. Con la terapia de la habilitación, "volaba" en cálculo y química, pero también en física y en las demás materias.Llegó el tiempo de los exámenes del estado y todo el mundo pagando pre-Icfes carísimos (y yo de dónde iba a sacar dinero)...tuve que recurrir al primitivo método de leer y leer y hacerme pruebas y seguir en solitario. Pues fuí el tercer mejor Icfes del Colegio San Luis, 362 sobre 400..y siendo nerdito soñaba con estudiar "todas" las carreras.

Pero como al pobre y al feo todo se le va en deseos...pues ni modo. El día de la graduación, salí de la casa a las 5 de la tarde, cogía la ruta blanco y negro 1, no me puse medias (es notorio el detalle porque siempre lo hacía y se notaba más si uno va con saco de paño y corbata), ninguno podía acompañarme.Sobre las ocho de la noche acabamos y me vi con mi hermano para comer unos raviolis fríos a la carrera.


Colegio San Luis Gonzaga de Cali,una de esas etapas que marcaron la existencia.

...Actualmente tengo unas ganas hondas de volver a la ciudad de Cali y darle un vueltecita a mi colegio, de andar sus corredores y suspirar por esos tiempos idos. Un saludo a los hemanos maristas y a los egresados de dicho colegio.



Cali, Valle del Cauca Colombia
Leer también:Transmilenio vs Mío, Bogotá Cali en sus sistemas de transporte masivo

6 comentarios:

  1. JULIAN ENRIQUE CORDOBA ARAGOON15/10/14 3:15

    BUENA HISTORIA, LASTIMA QUE NO SE PUEDO COMPATIR MAS TIEMPO EN EL COLEGIO. NO CONOCIA LA HISTORIA DE COMO LLEGASTE AL COLEGIO. EL MUNICIPIO QUE HABLAS, LO CONOCI TRES AÑOS DESPUES DE GRADUARNOS, CUANDO FUI A PASAR UN FIN DE SEMANA A ESE SITIO, LA FINCA DE DON MALAQUIAS PARRA. AVECES LEO LOS ESCRITOS QUE PUBLICAS.
    HOY EN DIA, SE REALIZAN AVECES REUNIONES CON LOS COMPAÑEROS, LA PARTICIPACION ES MUY POCA, PERO ASISTEN Y SE PASAN BUENOS MOMENTOS.

    HASTA LUEGO

    JULIAN ENRIQUE CORDOBA

    ResponderEliminar
  2. No sabe cómo me agrada leerlo Julián (me agradaría mucho más poderlo saludar personalmente pero mis desplazamientos a la ciudad de Cali se reducen a 2 en estos 25 años y ha sido a asuntos de trabajo). Me da mucha nostalgia esa etapa de mi vida y valoro cada instante pasado allí. Pese a las vueltas de la vida, ese par de años son sagrados para mi.Gracias por leer estas líneas, un abrazo gigantesco; me alegro que haya podido conocer algo de Cunday; espero que alguna vez podamos saludarnos personalmente y reirnos un poco con las anécdotas que conservamos. Bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Elkin Rodriguez15/10/14 14:18

    Ángel yo si recuerdo ese momento en que llegaste al colegio en especial a nuestro salón,ya llevábamos algunos días de haber empezado nuestro año lectivo, Recuerdo que te sentaste cerca donde yo estaba.recuerdo que yo fui la persona que descubrí tus dotes de arquero todo fue por un a clase de educación física en la cual estábamos en clases de fútbol y no había alguien que tapara hasta que en momento oímos la voz de un pequeño compañero que se ofreció a encarar el arco,no creíamos mucho en el por su baja estatura pero fue el único valiente de coger el puesto. Empezó el entrenamiento y a los pocos minutos primer tiro al arco y yo creo que todos esperábamos el gol pero este pequeño representante tolimense se lanza como una fiera felina y desvía el esférico en su primera intervención ese fue el momento en que mi mente se aclaró y dije tenemos arquero para el salón y desde ese momento empezó tu contrato con el 10 C.
    Que recuerdos te agradezco eulises recordarnos esos momentos un saludo grande para todos.

    ResponderEliminar
  4. Que gratos recuerdos...
    Un abrazo hombre, por acá bienvenido siempre.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias Germán espero pronto volver, estoy haciendo algunos trabajos para clientes de esa ciudad...un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Guao Elkin, Me mató...esas experiencias de portero, caray, algunas peladuras y gratos momentos me dejaron definitivamente. No solo me arrancó una sonrisa sino también me hizo aguar los ojos.Un abrazo enorme a la distancia, ojalá la vida me permita volver a saludarlo personalmente.

    ResponderEliminar