domingo, 13 de marzo de 2016

9 abril de 1948 en Cunday y Andalucía-Villarrica Tolima-historia

Historia de Colombia, en este caso del municipio de Cunday y el corregimiento de Andalucía, futuro municipio de Villarrica Tolima, sobre el 9 de Abril de 1948, una fecha trascendente en el devenir de estas poblaciones.

9 de abril 1948 Cunday Tolima

Vamos a empezar nuestro ejercicio histórico desde 1946, luego 1947 y luego, de alguna forma, como consecuencia de los anteriores, el año de 1948.
El comportamiento electoral en las elecciones presidenciales de 1946, fue el siguiente: De un total de 3.997 votos, el partido liberal obtuvo el 75.88 %, 917 votos por Gabriel Turbay y 2.115 por Jorge Eliécer Gaitán; el partido conservador y su candidato Ospina Pérez, 964 votos, calculándose la abstención en 22.75 %[1].
También ese año, la señora Concepción Ortiz de Ospina, vende al municipio de Cunday con destino al Puesto de Monta, 15 fanegadas de terreno que hacen parte de la hacienda denominada El Retiro, situada en la cabecera de esta jurisdicción municipal. Que el bien vendido, fue a su vez comprado a la señora Julia Balén de Cuellar y otros.[2]El señor José del Carmen Gonzáles donó al municipio de Cunday, don destino a Instrucción Pública un lote para la Escuela de “El Roble”; dicho lote declara haber sido fundado a sus propias expensas.[3]
En 1947 el comité liberal municipal quedó constituido como sigue: Custodio Santos, Ramón Monroy, Félix Escamilla, Alcides Villarreal y Pedro A Rojas. Se saca un aviso de remate público de la casa del municipio situada en el costado oriental de la plaza del corregimiento de Andalucía, donde funcionaba el telégrafo.[4]
El 9 de abril de 1948, la gente se agolpó frente a la casa del conocido jefe liberal José del Carmen Godoy a oír las noticias de la radio, entre la gritería de indignación de los liberales. Al mismo tiempo los conservadores empezaban a abandonar sus hogares y buscaba refugio en las veredas.
El pueblo liberal nombró de facto a Ignacio Perdomo, presidente del Concejo Municipal para conducir la gleba; este solicitó al alcalde conservador, Justiniano Vargas, que abandonara la alcaldía, dejando al subteniente Ricardo Herrera, de la policía Nacional al mando; así sucedió, no obstante el despacho permaneció cerrado, porque el oficial se abstuvo de actuar como autoridad civil.
A la señora Lucila Bohórquez, la telefonista, de filiación conservadora, se le pidió recluirse en su casa, dejando a un empleado liberal al frente de las comunicaciones. El señor Perdomo informó de los sucesos al gobernador París Lozano, puntualizando la necesidad de actuar con cautela y responsabilidad. El sábado 10 se confirmó el estado de agitación en todo el país.
En la Inspección Departamental de La Aurora, tomó el liderazgo Máximo Cubillos; en Los Alpes Estanislao Perdomo tomó la vocería. Ese día se constituyó formalmente la Junta Revolucionaria Municipal, en local de Uldarico Rubio se escogieron sus miembros siendo elegido presidente el señor Ignacio Perdomo G; vicepresidente Ramón Monroy; Tesorero Uldarico Rubio; vocales, José del Carmen Godoy, Antonio Godoy, Félix Escamilla y Ernesto Bernal, secretario Ángel Ignacio Devia.
Se censó el personal apto para tomar las armas y se envió una comisión a Girardot para recibir orientaciones. El expendio de bebidas embriagantes se prohibió. Caída la noche llegó el informe de la comisión que había ido a buscar guía en Girardot; el parte de relativa normalidad y la composición del nuevo gabinete ministerial como pautas para conjurar la crisis.
El lunes 12 por la mañana se supo de la muerte del señor Hernando Leiva y dos de sus hijos y que estaba preso el señor Guillermo Sáenz y un hijo de este. Informado el señor Ignacio Perdomo presidente de la junta Municipal viajó a los Alpes y Andalucía haciendo llamados a la cordura. Se decía así mismo que el cura párroco del Carmen estaba en Andalucía y se había visto imposibilitado de salir de allí. El miércoles 14 de abril el pueblo liberal depuso a la junta, inconforme con sus acciones, entre ellos del subteniente Tobías Bobadilla y su actitud conciliadora. El señor Ignacio Perdomo fue hasta allí y arengó al pueblo pidiendo prudencia.
La muerte de don Hernando Leyva (según Rosendo Salomón): Guillermo Sáenz se encontraba el domingo 11 de abril en el corregimiento de los Alpes; enterado de la situación política inestable ofreció una novilla para el personal y mandó su hijo a la Hacienda Buenavista, de su propiedad para entregarla; allí se encontraban parapetados los conservadores Laureanistas, Hernando Leyva (cuñado de Sáenz) y varios otros. Al acercarse la comisión a la hacienda, Leiva empezó a disparar, matando a un señor de apellido Luna e hiriendo a otros, motivo por el cual la personas enviadas por al semoviente se lanzaron contra él y lo capturaron después de causarle heridas, llevándolo a los Alpes para que se entregara a la policía; al día siguiente fueron remitidos para Andalucía, pero el personal que los conducía fue atacado, produciéndose el incidente en que perdieron la vida dichos ciudadanos. [5]Según otra fuente creíble, los asesinaron en la plaza del caserío y luego los machetearon hasta volverlos pedacitos.[6] [1] Colombia, DANE, “Comportamiento electoral del municipio, 1930-1970, elecciones presidenciales”, Boletín mensual de Estadística, Bogotá, DANE, 1973, Nos 278-286 [2] Archivo Notaria Melgar, Escritura No 638 del 17 de diciembre de 1946. [3] Ibíd.., Escritura No 521 del 27 de octubre de 1946. [4] La opinión 13 de febrero y 28 de junio de 1947. [5] Ibíd., Diciembre 31 de 1948. [6] Entrevista con una nieta del mismo Ibagué 24 de septiembre del 2005.

9 de abril 1948 Corregimiento de Andalucía (Villarrica) Tolima

Había una verdadera bonanza cafetera, sin necesidad de abonos; abundaba la panela, el plátano y los semovientes, los cerdos y las gallinas, de acuerdo con conversaciones sostenidas con señores de edad que viven en la zona.
En el primer trimestre de 1947, cae asesinado Luís Alberto Díaz, al parecer por roces respecto a una acequia de agua, limítrofe entre las fincas respectivas, matizado con tintes partidistas. Se acusa del ilícito a Francisco Antonio Molina Piñeres, de 42 años, natural de Boyacá, padre de José Vicente Molina y Gonzalo Molina. De dicho señor se decía que había tenido enfrentamientos personales con Obdulio Moncaleano (a quien se sindica de haberle proporcionado un revólver al extinto Luís Alberto Díaz para acabar con la vida de Molina).
El Alcalde municipal de Cunday era Rosendo Tello y Jesús M. Palacio, su secretario. En el proceso es llamado a declarar Ricardo Ibarra Bautista, de 43 años, casado; Pedro Ibarra Niño, de 23 años, soltero; Eugenio Ramírez Ayala de 52 años residente en los Alpes; Isidro Bernate, de 57 años, comerciante. En última instancia el señor Molina salió en libertad condicional, dejando $200 como garantía en el juzgado; así mismo retribuyó a la viuda con $1.000 por daños y perjuicios.[1] Una misión norteamericana protestante tenía un Colegio privado, el Colegio Americano, que al parecer quedaba en la “zona de tolerancia”, hoy por hoy detrás de la Iglesia Presbiteriana aproximadamente. Su directora era la norteamericana Vilma Warner de Ruiz (cuyo esposo era tío de Fabio Ruiz, conocido dentista local)[2]

Mediante conversación con el Señor Arnulfo Sánchez López supe que Jorge Eliécer Gaitán había estado en Andalucía unos meses antes de su muerte, lo que reafirmaría el fervor profesado por su ideario político en la zona[3].Dicha versión fue confirmada por las hermanas Mora, puntualizando que llegó un 23 de Diciembre a las 10 de mañana, vestido de un tono pastel claro, pernoctando donde Neftalí Suárez y Eduardo Escobar. En dicha manifestación, aparte del caudillo, también tomó la palabra la Dra. Priscila Suárez, hija de Don Neftalí.[4]

Después del asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, la violencia oficial se generaliza en todo el país: las organizaciones obreras y populares son prácticamente aniquiladas y las masacres en las poblaciones de influencia liberal y comunista se multiplican. En razón de su preponderancia social el señor Luís Bustamante fue uno de los primeros pobladores de Andalucía en saber de la Muerte del Caudillo. La noticia la supo por teléfono (de esos negros, de manivela), dicen unos; otros que por un radio grande, de batería (Philips punto azul)[5]; tomó de inmediato rumbo al “pueblo” no sin antes avisarle a su vecino, Coronel Tobías Guevara, “Sr. Guevara bajémonos rápido p´al pueblo que al país se lo llevó el putas”[6]. Mientras en el caserío, la gente se arremolinaba frente a los dos o tres radios existentes donde las familias más prestantes.
Entre Andalucía y La Colonia, los trabajadores de la carretera, organizados y con ánimo beligerante, empleando explosivos, quisieron marchar sobre La Colonia; mientras en el Roble una delegación revolucionaria buscaba armas (incluyendo todas las herramientas que incluyeran hierro, como azadones, picas, barretones y machetes).[7] En los Alpes también se constituyó la Junta Revolucionaria local y a todos los pobladores, casa por casa los reunieron en la plaza para instituir una milicia popular. Allí también las comisiones rurales iban de un sector a otro apresando conservadores y consiguiendo víveres y comida para los “revolucionarios” (expropiando ganado entre otros métodos). Se establecieron retenes y se exigieron salvoconductos.
La reacción inicial de los liberales (habiendo conformado un Comité de Resistencia que duró como 5 días ejerciendo labores “defensivas”, dado el claro predominio liberal en la región-solo 18 conservadores-)[8], fue aceptar, inicialmente, la dirección y jefatura de don Luís Bustamante, luego la desconocieron los dirigentes más radicales. No hubo acciones violentas ni saqueos, a excepción de un incendio en la casa del conservador Isidro Bernate (donde a la fecha reside Manuel Guerrero, en construcción distinta; allí poseía un Almacén)[9] y el apresar a los pocos conservadores del municipio; pero cerca de Buenavista, en la Hacienda Montecarlo, unos conservadores, Don Hernando Leyva y dos de sus hijos, se enfrentaron a “la comisión” liberal –aparceros y trabajadores suyos-, con unas escopetas-que era “el armamento de guerra a decomisar por la comisión liberal- y resultaron muertos, convirtiéndose en el único incidente registrado de agresión directa por parte de los liberales a los conservadores de los municipio de Cunday[10], en esas fechas, (además de ostentar con “orgullo” este acontecimiento de recibir el primer fallo condenatorio por parte de los Consejos Verbales de Guerra que se llevaron a cabo con posterioridad). Después de los acontecimientos descritos se nombró como corregidor al militar Tomás Bobadilla como Corregidor-quien tomó como secretario a Miguel Medina-.[11] Por esos días el caserío tenía cerca de 200 casas y 1.500 habitantes en el casco urbano.[12]

[1] Archivo Histórico Judicial Estante 1´3, balda 4 caja 114 legajo 4, proceso contra Francisco Antonio Molina Piñeres, por muerte violenta de Luís Alberto Díaz, 23 de mayo de 1947. [2] Entrevista con Olga Guevara de Ardila, Ibagué Julio 25 del 2005. [3] Entrevista con Arnulfo Sánchez López, Ibagué Julio 24 del 2005. (Conocido periodista,director y propietario de Econoticias y ecos del Combeima, nacido en Andalucía el 24 de Junio de 1936, hijo de inmigrantes ;su padre, oriundo de Suárez Tolima y su señora madre de Palmira Valle. Establecidos en el caserío pusieron una miscelánea. Cuando los acontecimientos del nueve de Abril, su progenitor se ocultó en el zarzo de una panadería, dado su conocida extracción conservadora y días después huyeron hacia El Espinal Tolima) [4] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005 [5] Ibíd. [6] Entrevista con Olga Guevara de Ardila, Ibagué Julio 25 del 2005. [7] ALAPE, Arturo, El nueve de abril en provincia, en Nueva Historia de Colombia Vol. II. Planeta Colombiana editorial, 1998, página 71. [8] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005 [9] Ibíd. [10] José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez en Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 56 [11] Archivo Histórico de Ibagué, Sumario contra Julio Martín Rodríguez por el Delito de Rapto, radicación 4260, Tribunal Superior de Ibagué, 30 de Junio de 1948 en Andalucía (Cunday) Tolima. [12] MENZIES, Malcolm, Desde las montañas de Colombia, Editorial MABILLÓN, primera edición 1999, París Francia, traducido del inglés, página 91.
Ver también: 9 de abril de 1948 en Ibagué; Juan de la Cruz Varela Aldana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada