jueves, 23 de julio de 2015

Muere el Mono Jojoy

Muere el mono Jojoy, después de un bombardeo de las fuerza aérea colombiana y de una redada militar en el departamento del Meta. 15 computadores, 94 memorias usb y 14 discos duros fueron recuperados por las fuerzas militares colombianas. (Se dice que ahora no usan teléfonos satelitales ni e-mails como hacían antes, por temor a ser rastreados; parece que el mecanismo de comunicación se manejaba por estafetas que llevaban las memorias usb entre los involucrados).

Uno de los símbolos guerrilleros de las FARC, que se destacó por su crueldad, fue Jorge Briceño, alias el Mono Jojoy (Cabrera febrero 5 de 1953; nombre real Victor Julio Suárez Rojas, hijo de un ex-guerrillero del Sumapaz del tiempo de Juan de la Cruz Varela). Responsable directo de la organización de muchas tomas guerrilleras en el pasado, que segó la vida y los bienes de miles de colombianos de bien, campesinos y pobladores de municipios con vocación agrícola y ganadera, el Mono Jojoy era todo un símbolo para la organización subversiva. Según informan las agencias de prensa, su cadáver fue hallado abatido en la Macarena, cerca al municipio del Duda. Allí tenían un campamento de altas prestaciones la guerrilla colombiana. La pregunta es, si los golpes militares mediáticos destruyen a la guerrilla, aplacan el hambre de los pobres y el inconformismo de las clases menos favorecidas, si ese gasto militar tan abrumador en últimas y a largo plazo, mejoran las condiciones de vida de los colombianos.(Ahora confirman la muerte de alias Romaña, un tipo con fama de salvaje y cruel; bien por las fuerzas militares). Generalmente la violencia genera violencia y retaliaciones. Ojalá no nos toquen las posibles venganzas de este grupo subversivo. Pese a lo expresado por el señor ministro de defensa, la paz no se logra a la fuerza ni es algo impuesto, sea del exterior o del interior del sistema.

Ediciones 2010-2015

1 comentario:

  1. EL OCASO DEL TIRANONO MATEN A ALFONSO CANO… TODAVIA; déjenlo vivir para que sufra la muerte de su ejército,
    para que muera por dentro con cada derrota de sus “camaradas” dados de baja. Matarlo será elevarlo a la escala de mártir, revivificar a sus secuaces y hacer crecer
    sobre su tumba las hiedras herederas de su barbarie y anarquía; ¿¡volvería a nacer otro Jorge Briceño Suarez!?
    y Colombia lentamente se encaminaría al eterno espiral de violencia que la sigue desde su época independentista, no solo hay que matar su cuerpo, hay que destruir sus ideales,
    esos sueños comunistas de repartir pobreza y esclavizar proletariados, abolir su esencia de la mente de su ejército, testaferros y colaboradores; que no son otra cosa que sanguijuelas
    envidiosas que se jactan de despilfarrar el pan con el sudor que otras frentes les ha costado años edificar.
    Alfonso Cano
    Cano no puede morir sin purgar en vida un infierno de soledad y tristeza al ver sus delirios de poder y engrandecimiento desmoronarse lentamente, TIENE que sentir el dolor
    nostálgico de sus otroros tiempos de gloria cuando con sus secuaces sentianse los dueños de nuestras vidas y nuestra patria; vivir con la culpa de no haber obrado de otra manera y escogido el camino de la paz.
    Se le acabaron los días soleados a la guerrilla, Le esperan tiempos tristes a las FARC, tiempos de persecución y mal clima, días de caminatas por lo profundo de la maldita selva huyendo
    de la muerte, la muerte inevitable que será la que al final triunfe como siempre.
    Solo espero que no se rindan, ojala No negocien, que luchen sigan su lema “Liberación o muerte” , luchen hasta el final; vivan en la muerte que es la guerra para que de esta manera Colombia
    se unifique en torno a su lenta destrucción y penosa agonía, donde llegará el día que yace muerto el último guerrillero y ojala sea Guillermo León Sáenz y con él los sueños de tiranía de todo aquel
    que piense en alzarse en armas contra el estado de derecho.Existe otra posible colombia, un país sin bandidos que acechen en las carreteras para asaltar y saquear,
    un país sin campesinos que teman la extorsión y el reclutamiento de sus hijos; un país sin madres que rezan e imploran el regreso de sus hijos secuestrados por gente criminal e indolente.
    Por lo tanto nuestro no gobierno no debe darle respiro a la serpiente guerrillera que nos envuelve con diálogos y promesas de paz, es necesario asegurar que gobiernos venideros continúen esta
    lucha hasta arrancar de raíz este cáncer social.**&&&**

    ResponderEliminar