miércoles, 1 de abril de 2015

Cunday y Villarrica Tolima 1949-1953-historia

Cunday y Villarrica Tolima 1949 1953 recreará lo más vívidamente posible esta etapa de la historia colombiana en este departamento y en esos municipios. Juntaré varios ensayos previamente elaborados pero que cronológicamente coinciden con este tiempo de estudio.

El 25 de Junio de 1948 el Señor Juan Osorio donó gratuitamente a favor del municipio de Cunday, con destino a la Instrucción Pública, un lote de terreno de 20 x 30 metros (600 metros cuadrados) ubicado en San Joaquín, limitante con el camino del Castillo, predios del mismo donante, y, propiedades de Evangelista Salamanca (Destaquemos que estos predios quedan en la actualidad en Villarrica Tolima). Al lote se denominó Jorge Eliécer Gaitán. El anterior Lote se adquirió por compra de mayor extensión que hizo al señor Leonidas Murise.[1]

Según el corresponsal Rosendo Salomón (quien vivía en Andalucía y era propietario de una Droguería enseguida del Señor Bernate-hoy por hoy cerca de la casa de Mercedes Ortiz-)[2], en enero 15 de 1949 se hace el nombramiento del directorio liberal en Cunday, compuesto por: Ignacio Perdomo (periodista de La Tribuna, casado con la señora Lilia Castro, quien a su vez era hija del conservador Julio Z Castro. El mencionado señor fue diputado y concejal)[3], Carlos A Gómez, Félix Escamilla (negociante de ganando y matarife)[4] y José del Carmen Godoy. El día 18 se abre investigación por un incendio, contra Guillermo Ricardo López, Néstor y Jaime Rubio por parte del inspector de policía, Sr. Huna Ramírez.

En febrero 2 se nombra como alcalde municipal a Mardoqueo Burgos, mientras se establece que la alcaldía de Cunday es de 2da categoría (existiendo tres en total).
En febrero 3 son reelegidos el personero Isaías Moreno (de quien se sabe era oriundo del Carmen de Apicalá, liberal, y, en su momento diputado a la asamblea; así mismo padre de Darío y Lucrecia Moreno, abuelo de Ismael Eleazar Moreno, representante a la Cámara y Senador)[5] y el Tesorero Segundo María Godoy (por el sumario que viene a continuación, sé que tenía en ese año de 1949, 36 años), mientras se divulgaba de la suspensión de los trabajos de reparación de la carretera Carmen-La Siberia.

Para marzo 28 se hace énfasis al problema limítrofe entre Cunday e Icononzo por El Palma Y Nuevo Mundo, Cafrería, El Rodeo, Hoya Grande, El delirio y Yopal (115 kilómetros), que por decreto de la Gobernación pasaron a Icononzo[6].Al día siguiente, según Rosendo Salomón, la situación de los trabajadores de las haciendas de Varsovia y Nuevo Mundo era angustiosa, por los atropellos de la Empresa Cafetera S.A. con el apoyo del ejército, que los expulsó a la fuerza de sus hogares y parcelas, sin reconocerles prestaciones. Lo anterior con el firme propósito de destruir las organizaciones sindicales.[7]En junio 20 decía Don George Wolf a su hijo Jorge, que habían cambiado al Director de la Colonia, Señor Julio García y lo habían sustituido por Rafael Vargas (conservador, colono de Quebrada negra).[8]

El 6 de agosto de ese mismo año, se levanta un sumario contra Justiniano Navarro (26 años, soltero, nacido en Purificación y de profesión litigante), Luís Felipe Moreno Gonzáles (31 años, nacido en Icononzo y obrero de profesión), Mila Escamilla Araújo (53 años, nacido en Fusagasuga, agricultor) y Félix A. Escamilla (31 años, natural de Icononzo, transportador), por el delito de asonada, denunciado por el Agente de policía Federico Garnica. (Lo interesante de los sumarios, antes que el delito en sí, es la posibilidad de conocer los nombres de las autoridades de turno, los nombres de los peritos, las declaraciones de imputados y testigos, que nos permiten reconstruir un momento histórico concreto). Al mencionado señor lo atacó un señor Leví Daza, con un machete, pero achaca la autoría intelectual del evento a los señores inicialmente reseñados. Tarde de la noche, bajo los efectos del alcohol y a raíz de un “culebrero” recién llegado, se exasperan los ánimos y los liberales mencionados terminan gritando godos hijos de puta , abajo las mozas del cura, abajo esas putas, reputas y malparidas, se van o los matamos uno por uno, y, persiguiendo al Señor Alfonso Bohórquez(20 años, natural de Cunday, negociante) con piedras; luego de la persecución apedrean varias casas de conservadores: Raquel Lara (35 años, natural de Cunday), Ignacio Cadena (49 años, agricultor, cuya esposa se llamaba Belén Escamilla, liberal), Justiniano Vargas (46 años, que convivía con Cecilia Ruiz) Carlos Ospina, Ricardo Bohórquez (padre del perseguido, 53 años, natural de Cunday, de profesión ganadero y agricultor) y Efraín Coronado (recaudador-estanquero, esposo de Aurora Bohórquez-yerno de Ricardo Bohórquez-, 34 años, padre de Consuelo Coronado B). Así mismo destruyen la berlina de Guillermo Ospina. Los Peritos convocados eran los señores José Eulises Ortiz Sánchez (médico) y Moisés Bocanegra (enfermero, natural del Guamo, 48 años), para evaluar la herida de arma blanca infringida al Agente de Policía. Se dice que los amotinados se encontraron con Lucas Galindo que llegaba al pueblo a caballo.

Se menciona a un señor Rafael Páez García (testigo, agricultor de 69 años nacido en Arbeláez), a Gregorio Méndez (tendero), a Uldarico Rubio (dueño de un almacén)(dueño además de la Hacienda Paraguay, en Villarrica, liberal para mayores señas)[9], a Félix Góngora (Administrador de un Café –billar-), a Venancio Parra (corregidor de Valencia); se citan a Luís Pedroza (natural de Coello, 40 años, dueño de un negocio de ropa), César Robayo (administrador de un billar), Jorge Molano (21 años, natural de Ibagué, de profesión guarnecedor), Benjamín Sáenz (natural del Carmen de Apicalá, 28 años, de profesión agricultor), José Antonio Gutiérrez (33 años, natural de Purificación, dueño de un almacén), Miguel Hernández (Cantinero) y Antonio Quintero (50 años, natural de Campoalegre, casado, de profesión ganadero). Así mismo se habla de la tienda de Adela Ángel donde se vendían tamales, del sastre Higinio Criales de 43 años, del empleado público de 25 años, Edgar Lozano Góngora.

Leyendo en detalle dicho sumario, encontré que en 1950 sucedió en la Alcaldía municipal a Mardoqueo Burgos, el Señor J. M. Morales Sánchez, siendo personero de nuevo, Isaías Moreno.[10]
En 1949 se estableció la nueva línea de correo de Cunday-Lozanía-Valencia, con frecuencia semanal. Ese mismo año se registró como construida la línea telegráfico –telefónica (empezada a construir desde agosto 8 de 1946, hasta mayo 31 de 1949), de Girardot-Cunday-Andalucía, compuesto de dos hilos de cobre, en una extensión de 150 Km. De igual manera la de Cunday-Valencia-Lozanía, compuesta de dos hilos de cobre, en una extensión de 60 Km. Se informa así mismo de las nuevas oficinas dadas al servicio desde el 8 de agosto de 1946 hasta el 31 de mayo de 1949, dentro de las cuales se incluye la de la Aurora (zona rural de Cunday).[11]

En marzo de 1949 se notificaba a la opinión pública la grave situación creada en las haciendas “Varsovia” y “NuevoMundo”, por la expulsión violenta de trabajadores con sus familias, por parte del ejército y siguiendo órdenes de la empresa dueña de las haciendas.[12] A fines de abril, de 1949, en zona rural del municipio una banda de contrabandistas de armas chocó contra las fuerzas regulares del ejército. En marzo de ese mismo año, las ya habituales protestas de campesinos junto con sus herramientas normales de trabajo, también incluían escopetas y pistolas[13]. En mayo de 1949 la lista de Ignacio Perdomo obtuvo 1775 votos y tres delegados a la convención departamental liberal: Campo Elías Godoy, Pastor Alfonso Silva y Lucas Galindo. El directorio Municipal liberal quedó formado por: Ignacio Perdomo, Lucas Galindo y Félix Escamilla como principales; José Vicente Guzmán, Francisco A Godoy y Domingo Rodríguez como suplentes. En Julio hubo elecciones para concejo obteniendo los liberales 3.918 votos (siete curules) discriminados así: 5 de la lista de Ignacio Perdomo (siendo este cabeza de lista, Luís Bustamante, Lucas Galindo, Noé Martínez y Félix Escamilla) y dos del grupo de Carlos H Pareja (El mismo y otro). Por su parte los conservadores sacaron 1047 votos que les dio derecho a dos concejales: Luís Carlos Bohórquez y José Ignacio Cadena. Los comunistas sacaron 75 votos. Estos resultados consolidados, trascendiendo las maniobras del delegado presidencial Roberto Ospina y los sermones y circulares sectarias del párroco Helí Angélico Grimaldo, quien condenó a pecado mortal a todos aquellos que sufragaran por los liberales.

A mediados de ese año el Diputado Ignacio Perdomo se comprometió con la ciudadanía de Andalucía a gestionar su ascenso a Municipio. Mientras tanto el concejo municipal proclamaba la candidatura de Darío Echandía para la presidencia de la República. En el último trimestre de ese año, Francisco Montoya, presidente de la Junta pro-municipio de Andalucía, agiliza gestiones para alistar la papelería a presentar a las sesiones ordinarias de la Asamblea, del municipio que quieren crear con el nombre de Villarrica. Se manifestaba que de 1946 a octubre de 1949 ha habido 641 defunciones, 789 nacimientos y 121 matrimonios en Andalucía. Allí, el secretario del comité liberal, Pastor Alfonso Silva, denuncia que el Inspector Departamental de San Pablo, Reinaldo Murillo, tiene abandonado su puesto y vive prácticamente en Andalucía. De dicho señor se informa que es de filiación conservadora, sectario, para mayores señas y extremista perseguidor de los liberales.[14]
Para las elecciones del 5 de junio de 1949, el municipio votó así:[15]
Para la Cámara de Representantes: Alfonso Palacio Rudas 2817; Carlos H Pareja 962; Augusto Ramírez Moreno 1057; Pedro J. Abella 75 votos.
Para la Asamblea: Felipe Salazar 2809; Hernando Bocanegra 1057; Gonzalo Montoya 971 y Alvaro Vásquez 75 votos.
Así mismo, ese año, el señor Antonio Quimbayo donó a la Entidad Jurídica denominada “ACU-Municipio” de Cunday, con destino a la construcción de la casa municipal del caserío Los Alpes.[16]
[1] Archivo Notaria Melgar, Escritura No 318 del 25 de junio de 1948.
[2] Entrevista con Julia Esther Mora, Ibagué, Agosto 4 del 2005.
[3] Ibíd.
[4] Entrevista con Rosalba Mora, Ibagué, Agosto 4 del 2005
[5] Ibíd.
[6] El Mundo, Enero 15, y 18, febrero 2, 3 y marzo 28 de 1949.
[7] Ibíd., marzo 29 de 1949.
[8] Carta de George Wolf a su hijo Jorge, en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez, Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 215.
[9] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[10] Archivo Histórico Judicial Ibagué. Estante 2 Bandeja 3, caja 16 legajo 4 documento 128, Sumario Contra Justino Navarro y otros.
[11] Colombia, Ministerio de Correos y Telégrafos, Memoria de 1949, Imprenta nacional, 1950, páginas 17, 47 y 48.
[12] El Mundo, Ibagué, Marzo 29 de 1949.
[13] HENDERSON, James. Op., Cit., página 160.
[14] La opinión, 5 de mayo, 4 de julio, 14 de julio, septiembre 10 y 29, oct 8 y 29 de 1949.
[15] Actas y Escrutinios Departamentales. Elecciones de 1949. Delegación Departamental del Tolima, Registraduría Nacional del Estado civil.
[16] Archivo Notaria Melgar, Escritura No 371 del 24 de julio de 1949.
...
En las elecciones del 27 de noviembre de 1949 se registra la votación para presidente de la República, obteniendo el candidato único Laureano Gómez 871 votos.[1]

El presupuesto de 1950 para este municipio cafetero fue de $ 191.882.46 (puesto 18 a nivel departamental) mientras para 1951 llegó a $213.938.07, (puesto 18 del ranking departamental). En cuanto a los datos de nacimientos de hijos legítimos, nacieron en 1950, 302 hombres y 281 mujeres; en el apartado de hijos ilegítimos en ese mismo año, nacieron 188 hijos varones y 222 niñas, para un total de 993 niños (sexto puesto entre los municipios del departamento).Estos mismos datos aplicados al año de 1951 reportaron: nacimiento de hijos legítimos, 214 varones y 173 mujeres; nacimiento de hijos ilegítimos, 129 varones y 132 mujeres, para un total de 648 niños (puesto 13 en el departamento). El número total de defunciones en el municipio alcanzó para 1950, 273 (de los cuales 163 eran menores, casi el 60%); en 1951 llegó a 221 (de los cuales 120 eran menores, el 53,3%). En 1950 se vacunaron 3.156 infantes; hubo 269 servicios de consultas prenatales.2 automóviles, 8 autobuses y 9 camiones aparecen registrados en el movimiento de vehículos en 1950; para el año siguiente, 4 automóviles, 15 autobuses y 26 camiones. Las cifras correspondientes al movimiento de ahorros en la Caja Colombiana en 1950 y 1951, son: 500 cuentas y $76.013 en depósitos ($152 en promedio aproximado por cuenta); 1320 cuentas y $244.207 en depósitos ($185 en promedio aproximado por cuenta). Respecto al movimiento de la propiedad raíz en 1950, el número de compraventas fue de 274 por un valor de $1.030.996 (transacción promedio de $3.763), el de permutas, 10 transacciones por valor de $17.300 (transacción promedio de $1.730); en 1951 el número de compraventas llegó a 363 por un monto de $743.363 (para un promedio aritmético de $2.048 por negocio), el de permutas fue tan solo de 2, por un valor de $2.500.[2]

Para 1951 según el Censo de ese año, Cunday poseía 19.130 habitantes, comparado con 19.924 de Fusagasuga, 14.885 de Pandi, 13.090 de Viotá y 7.002 de Melgar. [3]

Para 1950 estos son los datos de jornales agrícolas promedio para los hombres en el municipio de Cunday, discriminados por clima:[5]
En clima caliente, con alimentación, $2.30; en clima caliente sin alimentación, $3.37.
En clima frío, con alimentación, $1.90; en clima frío sin alimentación, $1.90.
En ese mismo año existía en el municipio una escuela privada urbana, mixta, sostenida por una entidad laica, poseedora de 3 maestros (1 bachiller, 1 normalista elemental y 1 sin grado). Dicho establecimiento tenía 31 hombres matriculados y 14 mujeres. En cuanto a la enseñanza primaria oficial, urbana y rural del municipio, estos son los resultados para 1950: un total de 17 escuelas, de las cuales 1 se clasificaba como escuela rural de varones y 1 como escuela rural de mujeres. El total de alumnos varones matriculados en el casco urbano fue de 112, mientras el de mujeres fue de 121; el total de alumnos varones matriculados en el sector rural fue de 451 y el de mujeres llegó a 374.[6]

Los servicios y empresas municipales del municipio reportaron ingresos por $12.909 (puesto 20 a nivel departamental) en 1950, mientras en 1951 lo hacían en $16.329 (un crecimiento del 26.5%. Puesto 19 entre 43 municipios del Tolima). En 1952 entraron por este concepto, $15.183 (Puesto 21 a nivel departamental) .Los impuestos municipales recaudados ascendieron en 1950 a $33.433 (Puesto 20 dentro de los municipios del Tolima); para 1951 el monto fue de $53.237 (Puesto 14 en el orden departamental, con un crecimiento del 59.2 %).En 1952 el valor llegó a $47.568 (puesto 23 a nivel departamental).[7]

El sueldo mensual del oficial de estadística municipal en 1950 era de $90, salario que se mantuvo vigente en 1951.
La propiedad urbana gravada con impuesto predial se discriminaba así:[8]
1950-378 fincas- Avalúo catastral: $541.950
1951-381 fincas- Avalúo catastral: $561.000
1952-381 fincas- Avalúo catastral: $561.000

La propiedad rural no gravada con impuesto predial arrojaba los siguientes datos:
1950-2.116 fincas- Avalúo catastral: $11.410.650
1951-2.268 fincas- Avalúo catastral: $11.934.900
1952-2.268 fincas- Avalúo catastral: $11.934.900
El número de matrimonios en 1952 fue de 73 parejas de solteros y 1 pareja de viudos; el número de hijos legítimos nacidos en 1952 fue de 184 niños y 205 niñas, el de hijos ilegítimos llegó a 141 niños y 120 niñas, para un total de 325 niños y 325 niñas.[9]
En este año, el movimiento de la propiedad raíz fue como sigue:[10]
Número-Negocio-Valor
382-Compraventas-$1.071.317
2-Permutas-$8.500
37-Hipotecas-$159.769
69-Cancelaciones hipotecarias-$249.789
1-Remates-$200
4-suceciones-$104.800

En 1952 se registra dentro de los espectáculos públicos notorios del municipio el cinematógrafo, presentando ese año 38 funciones, con un número de asistentes de 3.119, pagando el público $2.740 (valor entrada promedio $1.13).[11]
Para 1952, este es promedio anual de artículos de primera necesidad, en el Espinal, dado en arrobas y libras (unidades):[12]
Arroz $...- 0.34
Azúcar $...- 0.21
Arvejas secas $11.30- 0.52
Arracacha $3.75- 0.20
Cacao en grano $34.50- 1.49
Cebada perlada $10.00- 0.50
Carne de Cerdo $29.00- 1.30
Carne de res de 1ª- $28.00 1.22
100 huevos $19.00- 0.21
25 botellas de leche $7.00- 0.30
Maíz de 1ª clase $3.50- 0.20
Manteca de cerdo $32.00- 1.18
Mantequilla $66.00- 3.30
Papa de 1ª clase $3.80- 0.20
Plátanos (el 100) y c/u $7.00- 0.08
Yuca $1.20- 0.10

[1]El Meridiano, 4 de Febrero de 1950.
[2]República de Colombia, Tolima, Contraloría departamental, Anuario General de Estadística 1950-1954, fecha de impresión no disponible, Ibagué imprenta departamental, consultado en el Archivo histórico de Ibagué, páginas 4 y 5, 48, 53,54, 81,85, 147,159,162.
[3]Censo general de población, Mayo de 1951, Bogotá 1955. Citado Por Palacios Marco en “El Café en Colombia 1850-1970 Una historia económica, social y política”, E l Colegio de México/El Ancora Editores, 2da edición 1983, página 134.
[4]República de Colombia, Tolima, Contraloría departamental, Anuario General de Estadística 1950-1954, fecha de impresión no disponible, Ibagué imprenta departamental, consultado en el Archivo histórico de Ibagué, página 175.
[5] República de Colombia, Tolima, Contraloría departamental, Anuario General de Estadística 1950-1954, fecha de impresión no disponible, Ibagué imprenta departamental, consultado en Archivo Histórico de Ibague, página 204.
[6]Ibíd.., páginas 213-225, 235-238
[7]Ibíd..., páginas 321-322, 531.
[8]Ibíd..., páginas 333,357 y 358.
[9]Ibíd..., páginas 369,370 y 379.
[10]Ibíd..., páginas 459-461.
[11]Ibíd.., página 509
[12]República de Colombia, Tolima, Controlaría departamental, Anuario General de Estadística 1950-1954, fecha de impresión no disponible, Ibagué imprenta departamental, consultado en el Archivo histórico de Ibagué, página 482.
...

ANDALUCÍA (Villarrica) EN 1949



A fines de Marzo de 1949 en este Corregimiento concurre una gran manifestación Gaitanista, con la asistencia de Carlos H Pareja y los dirigentes del directorio Departamental Gaitanista. Tuvo la palabra el líder obrero Alfonso Díaz, luego Carlos H Aragón (presidente del Directorio Departamental) y el líder Pareja[1].

En 1949 Julio García, director de la Colonia Agrícola de Sumapaz, fue sustituido por Eduardo Gerléin Gómez de filiación conservadora, apoyado por los pocos conservadores- reclutados y obligados a constituir como una defensa civil-, y los Chulavitas (Nombre dado por el liberalismo a los policías sectarios y conservadores, provenientes en su mayor parte de la vereda boyacense de Chulavita, municipio de La Uvita, región conservadora desde el siglo XIX[2] ), se propuso “conservatizar” la región[3]. Lista en mano (a cuya cabeza iban los estaban los “abrileños”), iba deteniendo liberales y cometiendo atrocidades, asesinatos masivos e incendio respectivo de las casas de los implicados, con epicentro La Colina. La “chusma”, civiles “godos” que perseguían liberales, violaba mujeres, arrasaban con las fincas, se robaban las pertenencias de los ausentes dueños, macheteaban y mataban “collarejos”.

La idea del terrorismo conservador, era que los liberales “se voltearan”. Lo irónico es que a esos “volteados” se les ponía a prueba contra los mismos liberales y superaban en crueldad a los mismos chulavitas, para demostrar su cambio. [4] Uno de sus cabecillas visibles en el sector, era un señor Antonio Molina, un finquero de Alto Bélgica, intoxicado de sangre y salvajismo. Otros “sapos” y envidiosos del sector, eran Rubén Novoa y Alvaro Cubillos (liberal convertido en conservador).[5]El médico oficial de la Colonia era el señor Alberto Navas, que siendo conservador no estaba de acuerdo con la barbarie desarrollada y entre otras cosas contribuye a liberar al administrador-un señor Antonio- de la hacienda Villa Susana de Luís Bustamante, quienes en 1952 huyen de la región.[6]

Poco antes de las elecciones presidenciales, el 9 de noviembre de 1949, el presidente Ospina Pérez (1946-1950) declara alterado el orden público e impone el Estado de Sitio en todo el país. El Partido Liberal, que decide no participar en las elecciones, impulsa para el 27 de noviembre un Paro Cívico general, pero finalmente se decide por una huelga pacífica. Se obligaba al electorado liberal a sacar el carné conservador para defender la vida y votar por Laureano. Hubo gran cantidad de liberales que se voltearon. Debido a los continuos relevos en la policía, ni siquiera se podía levantar una investigación penal en propiedad por las incursiones nocturnas de los mismos. El campesinado empezó a dormir en los cafetales y platanales, otros migraron hacia el monte. La réplica policiva fue incendiar los ranchos en las noches y atropellar y capturar de día a las personas enemigas del régimen.[7] Ese es el momento preciso cuando decidieron los labriegos organizarse, para ver qué hacer para defenderse, dónde esconderse, con qué armas contaban.[8]
[1] Tribuna Liberal. Marzo 30 de 1949.
[2] GUTIÉRREZ CELY, Eugenio y otro. 1001 cosas sobre la historia de Colombia que todos debemos saber, círculo de lectores, 1995,página 13
[3] MARULANDA, Elsy. Colonización y conflicto las lecciones del Sumapaz, Tercer mundo editores 1991, página 250
[4] José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez en Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 58
[5] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[6] José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez en Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 58
[7] Entrevista con Salustiano Gómez. Revista El manifiesto, No 36, Bogotá, marzo de 1977.
[8] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
...

CREACIÓN DE VILLARRICA



Decreto extraordinario número 1131 de diciembre 19 de 1949, por el cual se crea el municipio de Villarrica. El gobernador del Departamento, en uso de las facultades especiales que le confieren los decretos del Ejecutivo Nacional números 3518 y 3523 del 9 de noviembre de 1949, Considerando: Que los habitantes del corregimiento de Andalucía y territorios circundantes, municipio de Cunday, enviaron a la Gobernación en oportunidad, o sea, en el curso de las pasadas sesiones ordinarias de la Honorable Asamblea Departamental la solicitud sobre creación de un municipio integrado por aquellas regiones y con cabecera en el caserío del aludido corregimiento, acompañando la pertinente documentación; que por declaración del estado de sitio y turbación del orden público en la nación esa solicitud no alcanzó a recibir el estudio y concepto pertinentes de la Gobernación, y en consecuencia tampoco sufrió en la Honorable Asamblea el trámite debido; que la creación del nuevo municipio es necesario dentro de la actual situación de emergencia, provechosa para la buena administración de las regiones que lo integran; conveniente para sus habitantes; y, finalmente es un estímulo para la sólida prosperidad de las riquezas de varia índole que allí se encuentran como la agrícola, ganadera, forestal y otras, todas de importancia departamental y nacional,

DECRETA:
Artículo 1º. Créase el municipio de Villarrica, con cabecera en el caserío de la fracción de Andalucía, actual jurisdicción municipal de Cunday, y dentro de estos límites: “Desde el Boquerón formado por el río Cuinde en los cerros de “San Pablo” y “ La Colorada”, en el occidente siguiendo por este ultimo cerro hasta su parte mas alta de El Diviso en Línea recta, hasta encontrar el punto denominado el nudo “De Doa” sobre la cordillera del Altamizal; por el oriente siguiendo la cordillera del Altamizal hasta encontrar los nacimientos del río Cuinde Negro en el cerro denominado Montoso, por el sur en una línea recta de la cordillera de El Altamizal a los nacimientos del río Cuinde Negro, por este aguas abajo hasta su confluencia en le río Cuinde; este aguas abajo hasta el Boquerón punto de partida”.
Artículo 2º. Mientras se convoca a elección de concejeros, la administración de la nueva entidad municipal se encomienda a una junta administradora compuesta de tres miembros principales y tres miembros suplentes nombrados por el gobernador del Departamento y que actuará con observancia de las normas del Código Político y Municipal y de las ordenanzas del Departamento.
Artículo 3º. El municipio de Villarrica contribuirá con el veinticinco por ciento (25%) a la amortización o servicio de la deuda de Cunday, municipio este del cual se segrega; y tiene derecho a las participaciones y porcentajes legales y ordenanzas de que disfruten de que disfruten los demás municipios del Tolima.
Este decreto rige desde el 1º de Enero de 1950 y se consultará con el Ejecutivo Nacional.
Dado en el palacio de la Gobernación a diez y nueve de Diciembre de mil novecientos cuarenta y nueve.
(Fdos.), ÁNGEL ANTONIO ARCINIEGAS Gobernador
El secretario de Gobierno, Jorge Altuzarra Lezama. El secretario de hacienda, Emiro Pardo. El secretario de Obras públicas, Rafael Monsalve. El director de Educación pública, Elías Quimbayo Prada.
...

VILLARRICA 1951-1953-ESTADÍSTICAS



Según el Censo de 1951 el recién creado municipio tenía 12.940 habitantes (Puesto 26, por encima de Alpujarra, Alvarado, Ambalema, Carmen, Casabianca, Coello, Dolores, Herveo, Icononzo, Melgar, Piedras, Prado, Roncesvalles, San Luís, Santa Isabel, Suárez y Valle), mientras el presupuesto municipal de 1950 llegaba a $73.818,50 (Puesto 37, superando a municipios como Alpujarra, Alvarado, Carmen, Casabianca, Piedras y San Luís).Para el periodo fiscal de 1951 su presupuesto creció casi un 236%, que da una idea clarísima del empuje económico del municipio en aquel año, alcanzó la suma de $174.203.30( más que Alpujarra, Alvarado, Ambalema, Anzoátegui, Carmen, Casabianca, Coello, Coyaima, Herveo, Icononzo, Lérida, Piedras, Prado, Rioblanco, Roncesvalles, San Antonio, San Luís, Santa Isabel, Suárez, Valle y Villahermosa; puesto 22 en el departamento).
En cuanto a los datos de nacimientos de hijos legítimos, nacieron en 1950, 88 hombres y 75 mujeres; en el apartado de hijos ilegítimos en ese mismo año, nacieron 47 hijos varones y 49 niñas, para un total de 259 niños .Estos mismos datos aplicados al año de 1951 reportaron: nacimiento de hijos legítimos, 176 varones y 160 mujeres; nacimiento de hijos ilegítimos, 109 varones y 108 mujeres, para un total de 553 niños.
El número total de defunciones en el municipio alcanzó para 1950, 122 (de los cuales 90 eran menores, el 73,4%); en 1951 llegó a 274 (de los cuales 186 eran menores, el 67,8%). En 1950 se vacunaron 322 infantes; 4 autobuses y 3 camiones aparecen registrados en el movimiento de vehículos en 1950; para el año siguiente, 6 camiones. Las cifras correspondientes al movimiento de ahorros en la Caja Colombiana en 1950 y 1951, son: 1207 cuentas y $133.272 en depósitos ($110 en promedio aproximado por cuenta); 2881 cuentas y $368.679 en depósitos ($128 en promedio aproximado por cuenta). Respecto al movimiento de la propiedad raíz en 1950, el número de compraventas fue de 92 por un valor de $354.170 (transacción promedio de $3.850), de permutas no hay cifras; en 1951 el número de compraventas llegó a 125 por un monto de $373.965 (para un promedio aritmético de $2.991 por negocio), el de permutas fue tan solo de 2, por un valor de $13.000 [1]

En ese mismo año existía en el municipio una escuela privada urbana, mixta, sostenida por una entidad laica, poseedora de 1 maestro Dicho establecimiento tenía 14 hombres matriculados y 18 mujeres. En cuanto a la enseñanza primaria oficial, urbana y rural del municipio, estos son los resultados para 1950: un total de 10 escuelas, de las cuales 1 se clasificaba como escuela rural de varones y 1 como escuela rural de mujeres.[2]

Como manifestación cultural relevante, Villarrica era uno de los 22 municipios que gozaba de cinematógrafo; estas son las estadísticas reportadas por este espectáculo en Villarrica:[3]
Año -No de espectáculos -No de espectadores -Promedio asistencia
1950 -56 -5.049 -90
1951 -130 -10.323 -79
1952 [4] -200 -15.852 -79

El valor pagado en 1952 por una entrada a cine en Villarrica era de $1.8 aproximadamente (15.582/$8387, ver Anuario de estadística 1950-1954 página 511).
Los servicios y empresas municipales del municipio reportaron ingresos por $10.456 (puesto 21 a nivel departamental) en 1950, mientras en 1951 lo hacían en $18.143 (un crecimiento del 73%. Puesto 18 entre 42 municipios del Tolima). En 1952 entraron por este concepto, $26.604(Puesto 12 a nivel departamental).Los impuestos municipales recaudados ascendieron en 1950 a $20.042 (Puesto 29 dentro de los municipios del Tolima); para 1951 el monto fue de $60.063 (Puesto 13 en el orden departamental, con un crecimiento del 199 %); en 1952 se recaudaron $57.259 (Puesto 17 en el departamento). [5]

El sueldo mensual del oficial de estadística municipal en 1951 era de $120.
La propiedad urbana gravada con impuesto predial se discriminaba así:[6]
Año -Fincas -Avalúo Catastral
1950 -206 -$1.146.800
1951 -213 -$1.156.900
1952 -213 -$1.156.900

La propiedad rural gravada con impuesto predial arrojaba los siguientes datos:
Año -Fincas -Avalúo Catastral
1950 -1.149 -$8.292.450
1951 -1.482 -$8.416.100
1952 -1482 -$8.416.100
El número de matrimonios en 1952 fue de 41 parejas de solteros; el número de hijos legítimos nacidos en 1952 fue de 181 niños y 165 niñas, el de hijos ilegítimos llegó a 111 niños y 127 niñas, para un total de 292 niños y 292 niñas.[7]

En este año, el movimiento de la propiedad raíz fue como sigue: [8]
Número -Negocio -Valor
201 -Compraventas -$ 872.918
3 -Permutas -$ 34.000
30 -Hipotecas -$ 192.873
18 -Cancelaciones Hipotecarias -$ 95.350
1 -Remates -$ 2.450

Sucesiones

[1] República de Colombia, Tolima, Contraloría departamental, Anuario General de Estadística 1950-1954, fecha de impresión no disponible, Ibagué imprenta departamental, consultado en Archivo Histórico de Ibague, páginas 4 y 5, 48, 53,54, 81,85, 147,159,162.
[2] Ibíd.., páginas 213-225, 235-238.
[3] Ibíd..., página 259.
[4] Ibíd.., página 511
[5] Ibíd..., páginas 321-322, 531.
[6] Ibíd..., páginas 333,357, 358 y 471.
[7] Ibíd.., páginas 369,370 y 379.
[8] Ibíd.., páginas 459-461
..

VILLARRICA 1951-1953


villarrica,hermanos Jiménez

A través de la frontera con Cundinamarca, las ligas campesinas organizaron sus fuerzas de choque entre 300 y 500 hombres mal armados[1].
Antes que nada y como preámbulo a estos sucesos, valga decir que “aquí en Villarrica la resistencia se da por instinto de conservación; qué cuento de revolución, se trataba era de no dejarse matar”.[2]
El 7 de septiembre de 1950, se denuncia en Tribuna Gaitanista-cuyo corresponsal en Villarrica era Roberto Moscoso- un asalto a la Alcaldía Municipal, siendo alcalde Eduardo Gerléin Gómez, llevándose los facinerosos un sumario levantado contra Ramón Gutiérrez, por homicidio. En Septiembre 13 se posesiona el Alcalde de Villarrica, señor Remigio Nieto (nombrando como secretario a Augusto Carrera), quien fuera a su vez alcalde de Venadillo. El primero de octubre aparece noticiado el bazar para recolectar fondos con miras a adquirir una volqueta municipal. El 13 del mismo mes la cedulación vigente de municipio era de 127, apareciendo revisadas solamente 15 de tales cédulas.[3]
Para octubre los comunistas elevaron el control sobre estas organizaciones armadas. En Villarrica destacaba la labor del guerrillero Marcos Jiménez[4]. (De dicho señor y sus hermanos, Víctor-Teniente Roncería-,Ángel-tominejo- , se dice que venían de la hacienda Guatimbol en Icononzo, huyendo de la persecución partidista, buscando trabajo en la finca de Carlos Mora; bastante trabajadores y liberales líderes. Hablando en propiedad a ningún combatiente campesino de la época se le puede llamar guerrillero; tan solo liberales que se defienden de la represión oficial).[5]En diciembre se denuncia el asesinato a machete de dos campesinos en la Vereda Cuindeblanco, parece que por robarles dinero[6].

En enero 27 de 1951 el alcalde militar era José Emiliano Valbuena. Aparece como litigante (tinterillo) el señor Aquimil Vélez.[7]
En febrero el ex alcalde Remigio Nieto era investigado por malos manejos y estaba evadido del Departamento. En Abril se dicta orden de captura contra el mencionado señor Nieto y el personero Municipal, señor Gabriel Arias Parra (Conservador, residente en la Hacienda El Darién)[8]. En esos días el comandante de la policía nacional acantonada en Villarrica se llamaba Arquímedes Rojas.[9]
El 16 de marzo de ese año se hace el respectivo nombramiento de Diógenes Fernández como Alcalde Municipal. Al 30 del mismo mes se informa que no existe concejo municipal por ser de tan reciente creación el municipio, por tanto existe una junta de gobierno a la cual el alcalde pide suspender; así mismo se reporta que Alcibíades Garzón, vecino de esta población, envió un memorial al Ministerio de Justicia pidiendo investigar la fuga de Tirso Gómez y establecer responsabilidades. En abril 3, por medio de telegrama Antonio Molina reporta de 5 detenidos, investigador Sendota, quince días sin indagatoria. El día 22 de los mismos, se habla de un libelo anónimo dirigido al Ministerio de Justicia donde se sindica de persecución a los empleados y policías de la Colonia del Sumapaz.[10]

En mayo de ese año aparece la declaración del Señor Cristóbal Sánchez, de 40 años de edad, natural de Viotá en el marco del proceso, contra Carlos Roncería así como la de Neftalí Suárez de 53 años natural de Simijaca.[11]

Para agosto 3 se dice de la queja que Antonio Jesús Tino Rojas puso en la gobernación, siendo víctima de ultrajes por parte de la policía en la Colonia Agrícola de Sumapaz. El 21 del mismo mes, Don Carlos E. Acosta residente en Bogotá, como propietario del predio Santa Helena ubicada en la vereda Berlín, se queja de invasión de su finca por parte de colonos y del rapto de sus mejores caballos por parte de Luís Arturo Hernández Godoy quien lo amenazó con destruir casa y plantación si se le hacía algún reclamo; pide ayuda al Alcalde municipal, señor Francisco Noel Pérez. En agosto 27 se transcribe el oficio No 58 del personero municipal de Villarrica, señor Epimenio A. Lozano, donde se registra la solicitud de la dueña de la pensión “la granada” para que le paguen la alimentación del chofer de la volqueta que la gobernación mandó para ayudar al arreglo de la carretera de la Corcovada al caserío.
El 28 de septiembre se estrena alcalde civil y militar, al sub-inspector Gustavo Delgado Roa, en reemplazo del sub-inspector Aparicio García.[12]
En agosto 10 de 1952, el alcalde municipal era Eduardo Zárrate y Antonia Reyes la oficial de Estadística; llaman a declarar a Ángel María Jiménez Domínguez de 25 años, natural de Icononzo, hijo de Ángel Ma. Jiménez y Ursula Domínguez, residente en Bajo Roble, casado con Carmen Ramírez, quien manifiesta no saber leer ni escribir; dice que su hermano Marcos (resortes) le compró la finca al finado Carlos Julio Roncería y le adeudaba $6.500 por concepto de este negocio, representado en una letra que al parecer fue endosada a Pablo Melo ; el juez promiscuo municipal se llamaba Medardo Guarnizo.[13]
Antonio Molina, un día cualquiera en un billar, quiso afrentar y humillar a un individuo liberal, Obdulio Moncaleano quien con un revólver (suministrado por un conservador que le decían “El comunista”), lo mató, y, a su manera hizo justicia. Lo desnudan y toman preso pretendiendo castrarlo los “godos” de la chusma; por la intervención del común de la gente que era liberal y sabedora del caso no lo permiten.[14]
Para Julio, desaparecen misteriosamente dos ricos hacendados de La Mercadilla, Manuel y Luís Rozo, apareciendo al frente de sus predios el señor Ignacio Cifuentes. El alcalde José Emiliano Valbuena se apersonó de la investigación, haciendo apresar al sospechoso Cifuentes y remitiéndolo a la cárcel de Melgar[15]. Es asesinada una familia de 6 personas, incluyendo dos infantes menores de un año en Cuindeblanco, como supuesta retaliación por la muerte del dirigente conservador Antonio Molina a manos de un sectario liberal.[16]En ese año la mayoría de la gente abandonó las parcelas, por inseguridad y porque el precio las mismas quedó por el suelo a raíz de la violencia.[17]También sabemos, que las tiendas en la Colonia se acabaron y no existía mercado; que el 16 de agosto hubo una mortandad en La Mercadilla y los cadáveres quedaron expuestos a las aves carroñeras.[18]

La Oficial de Estadística del municipio en junio de 1952 era la Señora Mery Reyes.[19]
[ad]

Muchos labriegos se fueron a la ciudad, en procura de proteger sus vidas; otros se internaron en la montaña; otros no se quisieron ir y tomaron rumbo a El Roble donde se encaletaron quinientas familias y los jóvenes tomaron las armas.

El 6 de enero de 1953 hubo combate en Guanacas entre el comando allí establecido (dirigido por los hermanos Naranjo, Luís Ariosto –alias Venganza-[20] Mardoqueo-alias Barba Azul-y Diógenes-Sargento mirador-) y los Chulavitas, en la finca de Lisandro Romero[21], hasta que en febrero se coordinan y juntan los grupos del Roble(al mando de los hermanos Jiménez, Ángel y Marcos) y El palmar, emprendiendo la travesía desde Manzanita hasta La Esmeralda (en Mercadilla, una finca de Neftalí Suárez, quien además poseía un almacén de ropa en el pueblo[22])(según otra versión dicha finca era de Marco Tulio Trujillo)[23], dejando por un camino de cadáveres y muerte. Allí los aguardaban los chulavitas, hubo combate y los guerrilleros liberales se desvían hacia Cerro Montoso.
El sábado 22 de enero de 1953, chulavitas y alzados en armas de procedencia liberal, al mando de Marcos Jiménez, chocan en la Finca “La Cabaña”, propiedad de Carlos Mora, vereda Alto Roble y cae en los combates el confeso guerrillero Carlos Eduardo Mora-la chulavita tuvo siete bajas, entre ellas un teniente-[24], hijo de Don Carlos y hermano de Julia Esther y Rosalba (personajes citados reiteradamente en esta monografía). El señor Carlos Mora, como anteriormente se reseñó, tenía otra finca que en los años 50 rebautizó como Bello Horizonte; este aguerrido líder liberal venido de Ubaté se destacaba por su fervor partidista y al parecer, por las circunstancias, no solo su ideología lo estigmatizó a los ojos de los conservadores extremistas, sino también generó envidia su relativa prosperidad económica. Añadamos que en sus tierras trabajaron los hermanos Jiménez, antes de irse para el monte, y que un hijo suyo ingresó a las guerrillas liberales. El cóctel estaba preparado. Al caer su hijo, con cédula en mano, los chulavitas, apresuradamente, por insinuación aparente de Alberto Cubillos, ubicaron su paradero, al medio día, en la casa del pueblo-para quienes conozcan Villarrica, enfrente de lo que en la actualidad es el granero de Efrén Guerrero; casa, que en presente es propiedad de Carmenza de Valencia, y que le había costado $11.000 en los años 40-; rodearon la casa y lo sacaron, con la complicidad de la fuerza pública politizada de aquellos días, rumbo al puesto de policía, que quedaba detrás de la casa de Humberto Copete. Allí también se encontraba Don Alquimedes Espitia quien logró escaparse. En las horas de la tarde a Carlos Mora lo colgaron de una soga y le increpaban que confesara y denunciara a “sus cómplices guerrilleros”. Mientras tanto con las 10 cabezas de ganado que los conservadores trajeron de la finca de Don Carlos, hicieron convite para quienes lo capturaron. En la tarde, lo asesinaron y el cuerpo fue atado a un carro y lo arrastraron por el empedrado hasta despedazarlo;[25]por la noche, lo trasladaron al cementerio y allí lo decapitaron y no permitieron que ninguno le diera sepultura. El alcalde del momento era el señor José Manuel Bonilla. Ahí no paró la persecución de la familia Mora. La sevicia de los opositores políticos, al mando del médico de la policía, Señor Galvis, quería más y buscaban a las señoritas Mora (28 años, Julia y 24 años Rosalba), la primera se escondió en la casa del conservador Aquimil Vélez y de doña Laura Osorio, mientras su hermana lo hacía en la casa de un capitán ecuatoriano-en las cercanías de la casa de Erasmo Prada-. La persecución duró toda la noche. Mientras tanto sus hermanos salieron por “la Samaria” rumbo a Purificación. Por último las dos hermanas Mora encontraron refugio y defensa en casa de Alvaro Berrío, famoso Chulavita que conocía personalmente a la familia y decidió favorecerlas. Luego se reunieron con sus hermanos y Madre en Purificación, empezando el drama de muchos desplazados que huyen sin tener donde llegar y sin fondos cómo establecerse en otra región.[26]

Para el 28 de febrero, la columna de “la chusma” llega a la Colonia a cazar “pájaros”. Mataron a Jesús Robayo, los Lombana, Los Jara, Los Sabogales, Los Medina, todos conservadores. Resulta que el alcalde de turno de apellido Anzárate negociaba salvoconductos con ciertos liberales pacifistas (¿o miedosos?) Para que la policía o el ejército no les hicieran nada, por la módica suma de $5 (cinco pesos); pero tener salvoconducto significaba que habían votado. A esos exterminó la guerrilla liberal. [27] El caserío de la colonia lo incendia la guerrilla-habían edificios muy bonitos y grandes, arrasados por ser la sede de la administración conservadora.[28]
En mayo de 1953 el alcalde se llamaba Julio Uscátegui, cuando Aristóbulo Arias y Lázaro Parra (conservadores) fueron acusados de homicidio en Maximiliano Pérez(liberal, sucesos ocurridos en Los Alpes, jurisdicción del municipio de Villarrica).Los mencionados señores trabajaban en la finca Santa Rosa propiedad de Víctor Julio Marentes, cuando una columna del ejército en compañía de “guerrilleros de paz”, los convidó a perseguir a la Chusma del Roble que rondaba por ahí, otorgándoles un arma a cada uno de ellos. Al occiso lo ultrajaron y dieron posterior muerte, por liberal.[29]
También ese año, se sabe de la existencia de la sub-agencia de la Compañía Colombiana de Seguros, administrada por José Ignacio Cadena.
Era corriente el consumo de “Helados esquimales” en la región, por medio de una Agencia de esa empresa Girardoteña en el municipio.
[1] RAMSEY, Russel. Guerrilleros y soldados, Tercer mundo editores segunda edición, 2000, página 183
[2] Entrevista con Julia Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[3] Tribuna Gaitanista sep. 7 y 13 Octubre 1 y 13 de 1950
[4] GUZMAN Campos Germán; Fals Borda Orlando y Umaña Luna Eduardo, Historia y geografía de la Violencia, en La Violencia en Colombia, 2 Vols., Bogotá Tercer Mundo editores,1964, página 120
[5] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[6] Tribuna Gaitanista Diciembre 14 y 20 de 1950.
[7] Archivo histórico de Ibagué, Sumario 639 contra Carlos Julio Roncería y otros por el delito de doble homicidio. Estante 1 Balda 4 Caja 22 legajo 1.Año 1950.
[8] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[9] Archivo histórico de Ibagué, Sumario 639 contra Carlos Julio Roncería y otros por el delito de doble homicidio. Estante 1 Balda 4 Caja 22 legajo 1.Año 1950.
[10] Archivo Histórico de Ibagué, Secretaria de gobierno departamental, oficios 765 a 1938 de 1951, Números 998, 1147,1153, 1198 y 1465 de marzo 16 y 30, abril 3 y 22 de 1951.
[11] Archivo histórico de Ibagué, Sumario 639 contra Carlos Julio Roncería y otros por el delito de doble homicidio. Estante 1 Balda 4 Caja 22 legajo 1.Año 1950.
[12] Archivo Histórico de Ibagué, Secretaria de gobierno departamental, oficios 2752 a 3603 de 1951, Números 2802, 3044,3109 y 3592, de 3 ,21 y 27 de agosto, 28 de septiembre de 1951.
[13] Ibíd..., Estante 1´3 balda 3 caja 103 legajo 1, sumario contra José Ignacio Forero..., Marcos Jiménez y otros por homicidio en contra de Carlos Julio Roncería.
[14] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005
[15] Tribuna Gaitanista Febrero 20 y 28, abril 13 y julio 8 de 1951.
[16] Tribuna Gaitanista, agosto 17 de 1951.
[17] Archivo Histórico de Ibagué, Expediente 1610 cuaderno No 10 contra Isauro Yosa y otros por asociación para delinquir, iniciado en el Juzgado Quinto de Instrucción Militar ,Julio 2 de 1955
[18] Carta de George Wolf a su hijo Jorge, en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez, Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 219-220.
[19] Archivo Histórico de Ibagué, Sumario contra Julio Martín Rodríguez por el Delito de Rapto, radicación 4260, Tribunal Superior de Ibagué, 30 de Junio de 1948 en Andalucía (Cunday) Tolima.
[20] Entrevista con José Roberto Wolf, en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez, Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 140.
[21] Entrevista con José Roberto Wolf, en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez , Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 124
[22] Entrevista con Olga Guevara de Ardila, Ibagué Julio 25 del 2005.
[23] Archivo Histórico de Ibagué, Expediente 1610 cuaderno No 10 contra Isauro Yosa y otros por asociación para delinquir, iniciado en el Juzgado Quinto de Instrucción Militar , Julio 2 de 1955
[24] Entrevista con Luís Ariosto Naranjo en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez, Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 170.
[25] Ibíd.
[26] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[27] Entrevista con José Roberto Wolf, en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez , Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 124
[28] Entrevista con Luís Ariosto Naranjo en José Jairo Gonzáles y Elsy Marulanda Álvarez, Historias de Frontera colonización y guerras en el Sumapaz, Cinep 1990., Pág. 174,
[29] Archivo Histórico de Ibagué, Sumario contra Aristóbulo Arias y Lázaro Parra por homicidio en Maximiliano Pérez, Estante 1´1, Balda 3 caja 44 legajo 1, 6 de mayo de 1953.

...
Y para cerrar este gran ensayo sobre historia colombiana, les dejo un artículo sobre el Tolima cafetero en 1952:
Tolima cafetero,1952
Tolima cafetero,1952
Para 1952, esta era la clasificación de las propiedades cafeteras, en el Departamento del Tolima, según tamaño de los cafetales[1]:
De 0 a 5.000 cafetos, 43.310 predios; de 5001-a 20.000, 9.994 predios; de 20.001 a 60.000,796 predios; de 60.001 a 100.000, 61 predios: más de 100.000 cafetos, 60 haciendas.
[1] Federación de cafeteros, citado por Ernesto Guhl, “El aspecto económico y social del cultivo de Café en Antioquia”. En revista Colombiana de Antropología, Bogotá 1953.

Cunday 1951-1953 otros sucesos.



En enero de 1951 se declara terminada la investigación contra los causantes de los sonados disturbios en la Aurora, donde se causaron daños en un templo protestante, según el investigador, jefe de sección de justicia del Departamento, Eduardo Gerléin Gómez. En febrero del mismo año se denuncia la grave situación fiscal del Municipio por malos manejos del anterior Tesorero y el 16 del mismo mes, el alcalde militar (Alférez Mendoza) ordenó el cierre de la oficina de los comandos (conservadores jóvenes), atendida por un joven de apellido Bohórquez[1].
El principal líder guerrillero en el casco urbano era Germán Quiceno mientras en la Aurora era Cesáreo Hernández[2]. En fecha por determinar, en La Aurora, queman vivos a agentes de policía departamental-Chulavitas-previamente rociados con gasolina. [3]
El 29 de marzo se reporta la queja contra los procedimientos del retén de policía de la Aurora, comandado por el Sargento Valderrama, siendo Alcalde del Municipio Arcadio Mendoza Franco.[4]

Para abril de 1951, se posesiona el nuevo alcalde Jorge Gonzáles. En mayo 10 se informa de extralimitación de funciones y abusos de poder de la policía en San Pablo, azuzada por civiles belicosos, caso de un señor Distinguido Juan B. Sáenz Gonzáles y de Alvaro Bohórquez, expropiando de enseres y bienes a los campesinos en aras de sentirse los mandamases del sector, generando el éxodo campesino y las quejas ante la gobernación. Las pedreas a las casas y tiendas de víveres son frecuentes en ese sitio; la escuela de niñas de San Pablo fue abandonada por su directora quien se llevó muebles y enseres.[5]

En Junio una visita de la Contraloría fue obligada a abandonar el municipio cuando el director de las Escuelas Urbanas, Luís Carlos Bohórquez, embriagado y armado amenazó a la comisión visitante. En Julio se anuncia el traslado del Juzgado de Circuito del Municipio de Melgar hacia el municipio de Cunday con gran alboroto y pugna entre los pobladores por el suceso[6].El Inspector de Policía de Cunday era Juan U Ramírez R.[7]
En agosto es nombrado como juez Municipal, Noel Díaz Zárate; se comentan los sucesos ocurridos en el corregimiento de Valencia, en los cuales perdió la vida José del Carmen Díaz.[8]
El 21 de abril de 1952 el jefe del puesto de policía de la Aurora era Elisio Villanueva, mientras en el municipio, el burgomaestre se llamaba Aristóbulo Penagos; Gustavo Azcuénaga, de 42 años, natural de Bogotá y residente en la Aurora-mencionado en la biografía de José Eulises Ortiz Sánchez, incluida también en esta monografía-, declara en el proceso por asesinato de un policía; el nombre del personero municipal era Héctor Camacho Arias.[9]
También ese año, Luís Antonio Vieda vendió una casa-lote, ubicada en San pablo con destino a Instrucción Pública, por valor de $2.200. El mencionado bien había sido adquirido a la señora Blanca Pardo Vda. de Bernate.[10]

El 15 de febrero de 1953, entre las 8 y nueve de la mañana un grupo de la policía nacional y chulavitas, bebidos para más señas, bloqueó los carreteables que llevaban a San Pablo y reunió a sus habitantes en la plaza; allí se discriminó a liberales y conservadores, de resultas que 140 (o 130 según otras fuentes) personas, incluyendo adolescentes; los ataron y a pie los llevaban rumbo a Cunday; a los 3 kilómetros aproximadamente(Hacienda El Darién)[11], cuando el Comandante del grupo, un subteniente, decidió que en Cunday no había cómo dar de comer a tanto preso (y como los mismos eran tan pobres que nada de valor habían podido quitarles para ayudas de su manutención) y que era mejor finiquitar el asunto allí mismo. Cayeron asesinados allí todos. [12].
Para el segundo semestre de ese año la Secretaria de la Inspección Municipal de Cunday era la Señora Zilia Méndez de Ossa.[13]Figuraba dentro de los propietarios ganaderos de la región, el señor Jorge Tovar V. (hijo de purificación nacido en 1916), dueño del almacén San Jorge en Girardot, poseyendo una hacienda llamada del mismo modo (“San Jorge”), en Valencia, municipio de Cunday, dedicada a hacer mejoras y cruces de ganado.

[1] Tribuna Gaitanista enero 6, febrero 1º y 16 de 1951
[2] GUZMAN Campos Germán; Fals Borda Orlando y Umaña Luna Eduardo, Historia y geografía de la Violencia, en La Violencia en Colombia, 2 Vols., Bogotá Tercer Mundo editores,1964, página 120
[3] GUZMAN Campos Germán; Fals Borda Orlando y Umaña Luna Eduardo, Op., Cit., página 226.
[4] Archivo Histórico de Ibagué, Secretaria de gobierno departamental, oficios 765 a 1938 de 1951, No 1127 de marzo 29.
[5] Ibíd.., número 1639 de mayo 10 de 1951.
[6] Tribuna Gaitanista abril 7, Junio 16, julio 12 y 15 de 1951
[7] Archivo Histórico de Ibagué, Sumario contra Julio Martín Rodríguez por el Delito de Rapto, radicación 4260, Tribunal Superior de Ibagué, 30 de Junio de 1948 en Andalucía (Cunday) Tolima.
[8] Archivo Histórico de Ibagué, Secretaria de gobierno departamental, oficios 2752 a 3603 de 1951, Números 2801 y 2945 de agosto 3 y 14 de 1951.
[9] Ibíd..., Estante 1´1, balda 5 caja 58, legajo 5, contra Proceso contra Cesáreo Hernández por homicidio en el agente de la policía Gustavo Gonzáles Arévalo, yerno del demandado.
[10] Archivo Notaria Melgar, Escritura No 609 del 4 de noviembre de 1952.
[11] Entrevista con Julia Esther Mora y Rosalba Mora, Ibagué Agosto 4 del 2005.
[12] Ver HENDERSON, James. Cuando Colombia se desangró, un estudio de la violencia en metrópoli y provincia, El Ancora editores, 1982,página 190 y PAREJA, Carlos H, El Monstruo, Buenos Aires, Editorial Nuestra América, 1955, páginas 157-162
[13] Archivo Histórico de Ibagué, Sumario contra Aristóbulo Arias y Lázaro Parra por homicidio en Maximiliano Pérez, Estante 1´1, Balda 3 caja 44 legajo 1, 6 de mayo de 1953.

Ediciones 2011-14-15
Ver también: Colombia 1949 historia; Laureano Gómez Castro biografía

18 comentarios:

  1. Diego Marin2/8/12 5:56

    Interesante historia, soy nieto de Leonidas Marin Fino sargento de la policía nacional asesinado por esta época en villarrica en un acuerdo de paz, me gustaría saber si de esto se tiene información, les agradecería.

    ResponderEliminar
  2. Hola Diego, es un gusto saber de su interés por la historia de Cunday y Villarrica en estas épocas. Ese post hace parte de un estudio que quise hacer sobre la época de la violencia en esa zona, tributo a mis abuelos maternos.La verdad, en mi archivo personal no tengo esa información extra que me solicita.

    ResponderEliminar
  3. Adriana rodriguez4/8/12 16:33

    Quisiera saber de la violencia sufrida en villarica en el ano 1953 a 1957 de liberales y conservadores.
    Muy buena esa historia mas exacta no pudo ser, con nombres de quienes ejercían el poder en ese momento.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Adriana por participar en nuestra entrada Titulada Cunday y Villarrica Tolima 1949-1953.Recuerde que entre 1953-1957 Rojas Pinilla silenció a la prensa y no tengo datos fidedignos al respecto, solo a partir de 1957.http://colombia.pcweb.info/colombia-1957-1958/.

    ResponderEliminar
  5. orlando villarraga meneses28/12/12 12:22

    Más que basarnos en documentos oficiales, casi siempre imprecisos y parcializados, sería de gran valor histórico basarnos en el testimonio oral de nuestros pueblos, pues es allí donde radica la verdadera esencia de la historia

    ResponderEliminar
  6. Justo y necesario es reconstruir la memoria historica de nuestra gente, de nuestros pueblos.
    alguien tiene noticias de la familia Lara Navarro, oriunda de Cunday?

    Gabriel

    ResponderEliminar
  7. Hola Gabriel, gracias por su interés en la historia de Cunday;hace muchos años salí de allí y salvo este ejercicio histórico que concluí en 1957, no he vuelto a profundizar en el pasado reciente.

    ResponderEliminar
  8. Gladys lida Suarez Vergara8/9/13 12:20

    A Angel felicitaciones por esa gran preocupacion, tal es el abandono de nuestra tierras que ni la historia le ha merecido importancia. La invitacion es a recoger mas testimonio como lo dice el Sr. Villarraga para haber si algun dia el Estado salda la deuda con esta region pues muchas de las victimas aun viven y a las cuales y no como a las de ahora nadie le ha restituido tanta barbarie, Hoy entiendo el porque de tantas cosas

    ResponderEliminar
  9. Hol Gladys Lyda, es un gusto volver a saludarla; es mi granito de arena para conocer la región, las personas y el entorno que de alguna forma condicionó mi propia crianza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. MUCHOS DE QUIENES SUFRIMOS LOS HORRORES DE ESE HOLOCAUSTO CAMPESINO AÚN VIVIMOS Y MUCHOS DE SUS PROTAGONISTAS PUDIERAN CONTAR LA VERDADERA HISTORIA...LASTIMA QUE VILLARRICA HOY SEA NEOLIBERAL Y NO ESTÉ DISPUESTA A SUFRAGAR UNA INVESTIGACION CEÑIDA A LA VERDAD. TRISTE RECUERDO... AMARGA HISTORIA.

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches, muchas felicitaciones por recordar y publicar esa historia de aquellos tiempos tan difíciles, pero que nos traen a la memoria esos relatos de nuestros padres, que aunque ya no están parece que fuera ayer.
    Quisiera saber si tienen datos personales de los campesinos asesinados en cuindeblanco en 1950; la curiosidad es por que en ese año según me contó hace muchos años mi padre mi abuelo fue asesinado por robarles dinero, y la verdad es que no conozco familia por parte de el.

    ResponderEliminar
  12. El nombre de mi padre fue DANIEL CRUZ LOZANO y le toco vivir toda la odisea que se nombra y se recuerda en este ensayo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Jesús, todo lo que sé, está ahí publicado; desafortunadamente fue una investigación que hice ya hace muchos años y dada la precariedad de recursos no pude continuar hasta donde quería. Gracias por participar

    ResponderEliminar
  14. Jesus Antonio Bohorquez Mora14/9/14 7:17

    Importante recuento histórico. Soy hijo de Villarrica. Bachiller de San Simon Promocion 1.964. Coronel del Ejercito. Me interesa mucho la historia de mi pueblo. Viví toda esa época de violencia en esos anos-

    Coronel Jesus Bohorquez Mora

    ResponderEliminar
  15. A MIS PAISANOS LOS INVITO A LEER ALGUNOS ESCRITOS MIOS " LAS GUERRAS CAMPESINAS DE VILLARRICA PUBLICADOS POR LA REVISTA SALMON DE LA UNIVERSIDAD DEL TOLIMA

    ResponderEliminar
  16. Orlando Quiceno Muñoz18/5/15 5:51

    A mi familia por mamá venida de Antioquia le tocó vivir esa odisea que se llevó dos tíos que enfermaron y no había ni como tratarlos ni como sacarlos. Y por papá soy hijo de Germán Quiceno, era llamado más que todo Gavilán, venía muy joven - 19 años - del Valle: Sevilla, Naranjal, Barragán y por el Tolima: Amoyá, El Limón, Chaparral, Saldaña, Prado, Purificación, Lozanía, Cunday y estuvo en la salida de Villarrica por Galilea en 1955, luego que Pinilla arremetió contra ella. Fue una época muy oscura, unos contra otros, absurdamente, parecida a tiempos recientes cuando unos hinchas de un equipo se matan contra hinchas de otro equipo.... una violencia que fue patrocinada por los lideres políticos de aquella época, uno de ellos en un municipio de Cundinamarca incitó a los seguidores que se armaran de machetes para matar liberales... y le obedecieron y las ideas religiosas, cuando tenía 11 años escuché a un hijo de un conservador decir que el papá de él le decía que a los liberales había que matarlos, porque se identificaban con el color rojo y de ese color era la sábana en que habían envuelto a Jesucristo.....

    ResponderEliminar
  17. ELIAS VARGAS PERDOMO15/11/15 12:29

    ELIAS VARGAS PERDOMO
    15/11/2015.
    FELICITACIONES POR ESE IMPRESIONANTE RRELATO.SOY HIJO DE OTALIO PERDOMO ESCOBAR,UNO DE LOS PRIMEROS LIBERALES ASESINADOS EN LA VEREDA GUANACAS.ES NECESARIO HACER UN FRENTE COMUN POR DAÑOS CAUSADOS A LA POBLACION VILLARRICENSE 60 AÑOS DESPUES DE ESTE OLOCAUSTO PARTIDISTA.LA HISTORIA NO,ES COMPLETA SI NO INVESTIGAMOS CON LOS NIÑOS SOBREVIVIENTES QUE EMIGRARON HACIA EL MONTE Y HEMOS TENIDO LA OPORTUNIDAD DE SOBREVIVIR A LA CATASTROFE.APORTO HECHOS EN UN CUENTECILLO TITULADO LAGRIMAS DE UN HUERFANO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TIENE RAZON PAISANO ELIAS. ES NECESARIO UN FRENTE COMÚN PARA OBLIGAR AL ESTADO QUE INDEMNICE A LOS NIÑOS QUE FUIMOS DE LA ÉPOCA VICTIMIZADOS POR ESTE HORRENDO HOLOCAUSTO QUE FUERON LAS GUERRAS CONTRA LOS CAMPESINOS DE VILLARRICA

      Eliminar