jueves, 7 de julio de 2011

Nicolasa Ibañez-historia-biografia

Veamos una biografía breve de Nicolasa Ibañez Arias, una bella mujer de la que se dice tuvo requiebros amorosos con Francisco de Paula Santander y tal vez con Simon Bolivar.

Su nombre completo era Maria Nicolasa Ibañez Arias, nacida el 30 de abril de 1794 en la ciudad de Ocaña (actual departamento de Norte de Santander), siendo sus padres Antonio Miguel Ibañez Vidal y Manuela Jacoba Arias Rodríguez.

Su padre era un cartagenero, doctor en derecho canónico y oficial de la Dirección General de Rentas Reales, luego oficial real y juez de puertos en Ocaña, partidario de la independencia y buen comerciante. Al parecer se comprometería el 16 de marzo de 1812 con Antonio Jose Caro Fernández (un realista de dar y tomar), quien para casarse con Nicolasa Ibañez hubo de dejar la ciudad de Santa Marta y en cercanías de Mompox fue hecho prisionero por tropas patriotas, durante cinco meses y medio. Hubo de intervenir Simón Bolívar, amigo de la familia para que fuera puesto en libertad.

Este Antonio José Caro era oriundo de Santa Fe. El matrimonio se efectuaría en fecha indeterminada del año 1813. También ese mismo año, el libertador Simón Bolívar llegaría a Ocaña, a comienzos de año y se alojó en casa de los Ibañez Arias (Nicolasa haría parte del grupo de señoritas que encabezaban el desfile de bienvenida). De este matrimonio "particular" habrían de nacer los siguientes hijos: Manuela (1814) , José Eusebio(1817) y Diego (1818). Las relaciones familiares entre este enemigo de la independencia y la fogosa amante de la libertad no debieron ser muy sencillas que digamos, pero es de suponer que el señor Caro, al estar viviendo en la ciudad de sus suegros que hacían alarde de patriotismo, debiera existir en franca incomodidad.

Los nexos entre Nicolasa y Bolívar hubieron de ser muy fuertes (o al menos con su familia) ya que en diciembre de 1815 doña Nicolasa da a guardar un baúl que contenía correspondencia con el Libertador e inclusive una casaca de él, en el convento de San Francisco. La señora dijo que contenía libros familiares de vieja data. Como se recordará, se aproximaba Pablo Morillo a territorio de Nueva Granada y seguramente el temor a que estos documentos cayeran en sus manos hizo que doña Nicolasa Ibañez los escondiera allí. De todas formas serían descubiertos y su esposo enjuiciado (seguramente ella también pero no se encontró registro de sus declaraciones), aunque posteriormente fue declarado inocente, en mayo de 1816.

El señor Caro volvería junto con su esposa a Santa Fe, pues este trabajaba de nuevo con los españoles (era contador del tribunal y real audiencia).Cuando arriban las tropas libertadoras luego de la batalla de Boyacá a la capital del territorio, doña Nicolasa Ibañez (25 años) estuvo presente en los agasajos a las tropas, ya con tres hijos y en papel menos protagónico que en 1813. Su esposo, por el contrario, huyó, pues temía por su vida al ser parte del régimen derrotado.

Tal vez ese año haya sido su primer encuentro con Santander. Doña Nicolasa Ibañez logró interceder ante Santander y ante Bolívar por su esposo y, es así, como en 1821 vemos que este es nombrado por la provincia de Santa Marta como delegatario al Congreso Constituyente de Cúcuta.

Nicolasa Ibañez se haría partidaria de Santander frente a las pretensiones políticas de Bolívar. Poco a poco las visitas del general Santander (soltero y presumiblemente bien parecido) a la casa de Nicolasa Ibañez se harían frecuentes (el señor Caro residía en Santa Marta). Los vecinos murmuraban (acaso exageraran y esto no fuera sino tan solo una amistad). Cuando ocurre la conspiración de septiembre del año de 1828, Santander es  desterrado del país (tenía pena de muerte pero la intercesión de Nicolasa Ibañez logró que dicha orden se trocara en destierro), si bien ella misma estaba de alguna forma involucrada en dicha malquerencia hacia Bolívar. Luego se le vincularía así mismo con el levantamiento de José María Córdova, por oponerse a la dictadura del libertador. Debido a todo esto fue proscrita del territorio de la república, pero luego la pena se cambió en confinamiento, primero en la ciudad de Honda y posteriormente en Guaduas.

La correspondencia entre "Nica" (como le llamaba afectuosamente Santander) y Francisco de Paula duró hasta 1831. Luego al parecer, se dispersó en otras cuestiones y no disponemos de correspondencia entre ellos. Las finanzas de doña Nicolasa Ibañez se resintieron seriamente. En 1832 Santander regresaría al país. En 1836 este se casaría y doña Nicolasa partiría hacia Girón donde vivía su hija Manuela con su esposo Clímaco. En 1856 decide marchar con ellos hacia Europa, pues la situación política del país no era de su agrado. En enero de 1873 moriría en París, Nicolasa Ibañez, cuando ya su nieto, Miguel Antonio Caro hacía sus primeros pinitos en la poesía y era reconocido a nivel internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada