jueves, 30 de abril de 2009

Frutos Joaquin Gutierrez historia biografia

Frutos Joaquin Gutierrez de Caviedes nació en la Villa del Rosario de Cucuta el 27 de octubre de 1770, hijo de don Juan Ignacio Gutierrez de Caviedes y de doña Barbara Bonilla[1].

Enviado a la capital del virreinato, ingresa al Colegio de San Bartolome; se recibe de bachiller en 1788 y en 1790 obtiene su doctorado en derecho canonico.
Cuatro años más tarde el virrey Ezpeleta le nombra catedrático en esa materia, siendo también inscrito como abogado ante la Real audiencia de Santafe (luego haría gestiones para ser incorporado en la de Caracas, aprovechando su abolengo tachirense). Sería también nombrado consultor por el tribunal de la inquisición de Cartagena de Indias y después de haber sido alcalde comisario del barrio de San Jorge de Santafe, fue investido del cargo de agente fiscal del crimen y protector de los indios.

Colaboraba frecuentemente don Frutos Joaquin Gutierrez con el Semanario del Nuevo Reino de Granada, publicando un “discruso sobre los cementerios” y otro sobre la “Conveniencia de erigir un mayor numero de obispados en el Nuevo Reino de Granada”[2]. También en 1809 publicaria las Cartas de Suba, una publicación destinada a sacudir los cimientos de la opinión publica y difundir sus derechos y en favor de la libertad, motivo por el cual fue atacado reiterativamente.

El 20 de julio de 1810, Frutos Joaquin Gutierrez fue consagrado como uno de los oradores ineludibles, lo que le valió el mote de El Demóstenes del Nuevo reino. En la Junta Suprema es escogido como secretario y miembro de la comisión de negocios diplomáticos internos y externos; junto a Camilo Torres Tenorio es comisionado para dar a la Universidad tomística un giro adecuado con los principios de la revolución [3].
En 1814, como canonista, interviene en el Congreso de Tunja en el asunto de la necesidad de establecer relaciones con Roma.
Cuando vino el imperio del terror con don Pablo Morillo, Frutos Caviedes marcha presuroso hacia los llanos orientales pero lastimosamente fue capturado; en Pore fue pasado por las armas el 25 de octubre de 1816. Sus escritos fueron quemados en la hoguera.La viuda del señor Frutos Joaquin Gutierrez, doña Josefa Ballén de Guzman, fue confinada a Simijaca pero, una vez establecido el gobierno republicano, le fue asignada una pensión hasta el momento de su muerte.
[1] La familia de Frutos Joaquin Gutierrez y la de Francisco de Paula Santander estaban emparentadas.
[2] Frutos Joaquin Gutierrez proponía erigir ocho obispados: en Guayaquil, Pasto, Neiva, Chocó, Antioquia, Socorro, Pamplona y Casanare.
[3] Leer también José Acevedo Gomez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada