sábado, 19 de abril de 2008

Jorge Gaitán Durán

La Vida Como Pasión
Policarpo Varón[1]

Se reconoce a Jorge Gaitán Durán como uno de los escritores indispensables del siglo XX en Colombia.
Nació en Cúcuta en 1925. El cable de la UPI informaba de su muerte, el 22 de junio de 1962, en Pointe -á- Pitre, Guadalupe.
Abogado, poeta, ensayista, cuentista, dramaturgo, crítico, profesor, periodista, traductor, autor de un diario y sibarita... vivió 37 laboriosos años.
En 1945, muy joven, empieza a escribir en El Tiempo, publica libros de versos y crítica de pintura. El 9 de abril de 1948 participa con Jorge Zalamea en la toma de la Radio Nacional. En 1958 reemplaza a Gabriel García Márquez como comentarista de cine en el Espectador . En 1950 viaja a París. Conoce la Unión Soviética, China, se encuentra con Pedro Gómez Valderrama en Londres.
Está de nuevo en Colombia en 1954 realizando las variadas tareas del escritor y del intelectual maduro, pues Jorge Gaitán Durán es una pasión, vive la vida como un hombre enamorado.
Los lectores más fieles de Gaitán Durán prefieren Si mañana despierto, un libro de versos de 1961. Pero Insistencia en la tristeza, Presencia del hombre, Asombro, El Libertino y Amantes son, también, poemarios. Era esencialmente poeta.
Hay más, sin embargo. Una ópera, Los hampones; un ensayo sin par en Colombia sobre el Marqués de Sade. El libertino y la revolución y su libro de columnas de opinión política, La Revolución Invisible.
Para muchos que lo han recordado, amado y leído durante los últimos cuarenta años Gaitán Durán es el fundador, con Hernando Valencia Goelkel, de Mito la revista de literatura más importante de Colombia.
LA NEGACIÓN DE LA PARROQUIA
“Jorge Gaitán Durán es para mí el único intelectual, en el sentido contemporáneo que tiene ese término, que ha habido en Colombia en muchas décadas, es decir, Gaitán con su trabajo y su liderazgo, inauguró espacios culturales nuevos; ejerció de manera lúcida y crítica la reflexión política y social, siendo en su momento el gran orientador en esos ámbitos y también en el medio cultural; propició el diálogo inteligente y en fin: mostró cómo era el mundo más allá de la parroquia y, también, cómo lo era en la misma parroquia. Y lo hizo con toda independencia y desde su muy clara conciencia de clase como intelectual burgués.
“Como poeta su obra, así como la de Cote Lamus, representa el rompimiento definitivo, y tan necesario ya en ese momento, con el piedracielismo”.
A mi gusto, aunque sus versos caen a veces en planteamientos de carácter filosófico que le quitan resonancia poética, Gaitán dejó al menos siete poemas fundamentales para nuestra literatura, hermosísimos todos. Enumero esos poemas, que amo con el alma y que me sé de memoria: Se juntan desnudos”, Amantes, El regreso, Si mañana despierto, Sé que estoy vivo, Siesta y No pudo la muerte vencerme. (María Mercedes Carranza, poeta, crítica, periodista, directora de la Casa de Poesía Silva).
GARRA DE INNOVADOR Y DE POLEMISTA
“Como todo buen poeta Jorge Gaitán Durán reflexionó en primer lugar con agudeza crítica sobre la propia poesía. Lo hizo de modo directo en su diario y de modo independiente en ensayos como el que tituló precisamente De las retóricas.
“Podemos admirar sus análisis de la pintura de Guillermo Wiedemann como su carácter pionero de crítico de cine. Pero quizás sean sus textos sobre el Marqués de Sade o su severo y crítico enjuiciamiento de Colombia en La revolución invisible los que mejor muestran su garra de innovador y de polemista.
Pero sin lugar a dudas su nota de reconocimiento a las virtudes de Baldomero Sanín Cano revela su auténtico ideario: altivez, independencia y visión sin concesiones”. (Juan Gustavo Cobo-Borda, poeta, crítico, divulgador cultural).
EL CRÍTICO DE LAS COSTUMBRES POLÍTICAS
“El grupo de Mito, como otros que malvivieron en ese tiempo, era considerado un grupo político porque disentia de la bobería general de godos y cachiporros. Como casi todos los que colaboramos en la revista, en sus ediciones o en sus reuniones, habíamos viajado a Europa, se nos tachaba de extranjerizantes, de desvergonzados y aún de comunistas.
Porque pensábamos libremente, éramos anticatólicos; porque no comulgábamos, éramos ateos. Gaitán Durán consignó su pensamiento político, si tan estúpida denominación puede darse a quien sólo quería fustigar las lacras y chocheces de nuestras costumbres. Gaitán Durán y Cote Lamus eran enemigos políticos para todos los colombianos, para nosotros eran simples libertarios en el pensamiento y en la vida”. (Jorge Eliécer Ruiz, escritor, experto en cultura y educación).
JORGE GAITÁN DURÁN: LA SUPERACIÓN DEL COMPLEJO DE INFERIORIDAD

“A un intelectual lo define la universalidad que alcanzan su obra y su actitud. La voracidad intelectual de Gaitan Durán abarcó todos los géneros: poesía, narrativa, ensayo, autobiografía e incluso fue más allá al incursionar en el mundo de la ópera. Fiel al espíritu de su tiempo, Gaitán Durán no sólo abordo la reflexión estética, sino que, de manera notable, también se enfrento críticamente a la realidad socio-política que le correspondió vivir. Por todo ello al “pensar” el mundo sin reservas , confirmó que todo auténtico intelectual encarna la negación del complejo de inferioridad. Con su obra y reflexión, Gaitán Durán consiguió elevar la provincia de los orígenes al rango de universalidad”. (Rafael Humberto Moreno Durán, novelista, cuentista, crítico
[1] Aquelarre. Revista semestral del Centro Cultural de la Universidad del Tolima. No2. Edición Julio –Diciembre 2002

1 comentario:

  1. Corrección sobre el lugar de nacimiento de Jorge Gaitán Duran: nació en Pamplona (N de S), tuve la oportunidad de conocer la casa del poeta en mi infancia, allí hay una placa oculta por varias manos de pintura que corroboran mi información,de igual forma su tumba se encuentra en el lugar más olvidado del pueblo. Triste final de nuestros poetas, se los traga el olvido y la desinformación.

    ResponderEliminar